business travel after covid

Viajes de empresa: Las características de la ‘’Nueva Normalidad’’

Los viajes de empresa cambiarán no solo en los próximos meses, sino también en los años venideros. El COVID-19 será recordado como una pandemia que transformó el mundo que hasta ahora conocíamos. ¿Cómo cambiará nuestra mentalidad y actitud con respecto a los viajes de negocios? Todo el mundo habla de la ‘’Nueva Normalidad’’ pero, ¿qué significa en realidad? En este post desmitificamos y analizamos el impacto del coronavirus en los viajes de empresa.

Qué es lo normal

La «normalidad» parece que queda lejos. En cuestión de unos pocos meses, la pandemia del coronavirus ha transformado el mundo. Tanto gobiernos, empresas, como individuos, todavía tienen que adaptarse a esta nueva situación.

Un sector en el que sin duda va a ver muchos cambios es el de los viajes, incluyendo los viajes de empresa. Hasta el momento, el sector estaba en alza, por lo que el impacto negativo que ha tenido la propagación del virus ha sido, y será, considerable. En el gráfico de abajo de Business Insider, podemos comprobar cómo el sector aéreo ha parado totalmente su actividad después de tener que dejar en tierra la mayoría de sus aviones. Los vuelos comerciales han caído casi un 60 % en apenas cuatro meses.  

Business Travel - Graphic

Una nueva realidad

Los que hasta ahora viajaban por trabajo tienen que empezar a plantearse la situación cuando termine el confinamiento por el coronavirus, teniendo en cuenta que el sector turístico tendrá un aspecto muy diferente al que tiene hoy. ¿Qué habrá cambiado? ¿Qué nueva regulación estará vigente? ¿Estarán a favor las empresas con que sus trabajadores viajen tras comprobar las ventajas de las videoconferencias y el teletrabajo?

No obstante, sería un error pensar que tenemos que sobreponernos a la nueva normalidad. Esta situación podría servir de catalizador para redefinir los viajes de empresa y así contribuir a crear un mundo mejor y más verde cuando esto acabe.

¿Cómo va a cambiar nuestra mentalidad respecto a los viajes?

En cada crisis económica, los analistas predicen el fin de los viajes de empresa. Es una conclusión lógica a la que llegar: en momentos en los que ser más precavidos, los directivos ven el ahorro que supone viajar menos y después, consideran prescindir totalmente de los viajes para ahorrar ese dinero. Pero ese fin todavía no ha llegado y, de hecho, los viajes de empresa han experimentado un aumento en los últimos años, incluso viviendo todavía bajo la sombra de la crisis financiera mundial con un crecimiento más bajo. De hecho, los analistas estaban seguros de que una crisis como la del 11-S supondría el final de los viajes de empresa, pero en poco tiempo el sector se recuperó. 

 

317 mil millones de dólares en gastos de viajes de empresa

 

En 2018, el gasto en viajes de negocios en Estados Unidos incrementó hasta llegar a 327 mil millones de dólares, lo que supone hasta un 22 % más que cinco años atrás.[1] Esta cifra representa alrededor de un 40 % de todos los gastos en viajes. Como es lógico, las empresas necesitan realizar estos viajes y el sector turístico necesita mantener sus cifras.

Viajes de Empresas

Una crisis existencial

Desafortunadamente, las comparaciones con situaciones anteriores no nos valen. En otras épocas de recesión no hemos visto aviones que se quedan en tierra, aeropuertos vacíos, trenes sin pasajeros y autopistas desiertas. Esta situación supone más bien una crisis existencial para el sector turístico. Según Bloomberg News, la propagación de la COVID-19 solo a mediados de marzo en EE. UU. provocó que se cancelaran 50 eventos que iban a contar con la presencia de alrededor de 940 000 personas. 

 

El miedo: el nuevo protagonista 

 

Y no solo hablamos del impacto del virus en sí, sino que muchas personas serán reacias a viajar, incluso cuando viajar en avión sea una realidad de nuevo. Aunque la opinión pública en Estados Unidos está más dividida, los sondeos en Europa muestran un gran apoyo por las medidas de confinamiento. Por ejemplo, a muchos residentes en Reino Unido parece preocuparles que el confinamiento termine. Sin duda, la mentalidad de la población por lo general no es la de querer viajar cientos o miles de kilómetros por el mundo en cuanto sea posible.  

 

Constante incertidumbre 

 

Cuando se puedan realizar viajes de empresa de nuevo, algunos trabajadores se verán en una situación complicada. Algunos, con toda la razón, se preguntarán: «¿Qué pasará si hay un repunte de casos, se anuncia otra cuarentena y no puedo volver a casa?». Seguramente también celebrar encuentros multitudinarios genere rechazo. Muchos serán reacios a organizar o asistir a conferencias durante un tiempo, de manera que disminuirá aún más la necesidad de viajar.

El boom de las videoconferencias

Las empresas se dispondrán a evaluar lo que les ha funcionado bien y lo que no durante el confinamiento. Una de las primeras preguntas que se plantearán tanto las empresas como los trabajadores será si con hacer videconferencias basta. Sin lugar a dudas, se ahorran costes, y a muchas empresas les ha ido bien en este periodo solo con el contacto virtual, tanto entre trabajadores como entre trabajadores y clientes. Pero, ¿hay algo que falte en este tipo de reuniones? ¿Puede que se pierdan matices presentes en una reunión cara a cara con alguien, en un apretón de manos o en comer con otra persona? En el caso de negociaciones como fusiones o adquisiciones de empresas, que sin duda tienen una gran repercusión, a veces para miles de trabajadores, cuesta imaginarse que se resuelvan fácilmente desde Zoom. 

 

Una conexión difícil de conseguir en vídeo

 

No estamos seguros de si la mentalidad de tener que estar «en el sitio y en el momento» cambiará algún día. Pero sí que hay una conexión que es difícil de replicar en vídeo. Seguramente todos hayamos sentido esto mismo en los últimos meses, incluso hablando con amigos y familiares. De igual manera, se ha demostrado que cuantas más personas hay en una videoconferencia, menos útil resulta. 

Cuando nos podamos reunir cara a cara de nuevo, la naturaleza humana hará el resto. Lo mismo podría decirse de otra crisis más en la que se prevea el fin de los viajes de empresa y que al final no ocurra. Asimismo, muchos querrán reafirmar el compromiso con sus clientes haciendo ver que su marca (su empresa) está de nuevo en marcha después de la crisis del coronavirus. Podría suceder que aquellos que se atrevan a viajar primero se lleven los beneficios justo cuando la economía mundial empiece a repuntar de nuevo.

La política de gastos: más importante que nunca

Todavía algunos tendremos que viajar

Muchos directivos o profesionales de alto cargo tendrán que ir a visitar otras oficinas alrededor del mundo. No basta con Zoom o Skype for Business para comprobar cómo va todo.

Y esto no se aplica solamente a multinacionales que quieren hacer ver que todo va como siempre, sino que empresas más pequeñas también necesitan los viajes de empresa. Actualmente no hay muchas ferias comerciales organizadas, pero con el tiempo habrá, y este tipo de eventos son óptimos para que empresas más pequeñas organicen su puesto y hagan contactos. Esto no se consigue telemáticamente desde el ordenador, aunque algunas empresas ya han probado este tipo de eventos por videoconferencia. 

1,2,3...Rydoo!

Estar preparado para los cambios que están por venir es fundamental para sobrevivir a la “nueva normalidad”. Las empresas que tomarán la delantera son las que aprovecharán este momento para fortalecerse digitalmente y dejar que las soluciones automatizadas optimicen sus procesos.

No esperes a los viajes de empresa post Covid-19 para preocuparte por la transformación digital. Reserva una demo con uno de nuestros expertos del mercado y descubre cómo Rydoo puede ser tu mano derecha en este viaje.

Girl subscribing to Rydoo's newsletter - Illustration

Suscríbete a nuestra newsletter