Finanztrends

Tendencias en finanzas para 2021

Escrito por
CFO @Rydoo

El Director de finanzas de Rydoo nos ofrece en este artículo una buena vista general de las tres principales tendencias en finanzas para el 2021. Veamos qué esperar de este año.

Sin duda este año no ha sido un camino de rosas para los responsables financieros. Las predicciones de principios de la pandemia fueron bastante pesimistas, pero, afortunadamente, la economía se está recuperando más rápido de lo que se esperaba en un principio.

Trabajar desde casa ha pasado de ser una tendencia a una realidad a largo plazo, las inversiones están suspendidas por el momento y la digitalización ha despegado particularmente. Asimismo, tanto el mercado como el sector financiero han experimentado cambios a largo plazo.

2021 también vendrá caracterizado por la crisis y sus efectos, pero en esta ocasión, las empresas cuentan con la ventaja de estar mejor preparadas ante un mercado inestable. Te presentamos las tres principales tendencias del sector para que todo responsable financiero empiece el año con buen pie:

analytics

1. Planificación a corto plazo y flexible para afrontar crisis y cambios

Hacer una buena predicción es una de las tareas fundamentales de un CFO o director financiero. Precisamente porque la planificación financiera es la base de toda estrategia corporativa. Esta planificación suele hacerse con vista a los próximos tres a cinco años. Sin embargo, la situación actual requiere de una planificación a menor escala.

Sin saber a ciencia cierta cómo evolucionará la economía en los próximos meses, las estrategias han de ser fácilmente adaptables según las circunstancias cambien. Por lo tanto, en lugar de establecer una estrategia para los próximos años como de costumbre, es preferible que esta sea flexible por si las predicciones no se cumplieran.

Los responsables de finanzas pueden revisar esta estrategia habitualmente y, si algo cambiara, ampliarla o actualizarla. De esta manera, se podrán sopesar diferentes opciones siempre y, si fuera necesario, introducir cambios al momento.

Actualmente las estrategias se desarrollan con base en el mercado actual, y ya no tanto según unos objetivos fijados a principios de año. Esta opción, además de permitir una planificación más precisa, también nos puede ofrecer predicciones más certeras. De hecho, en la encuesta CFO Pulse realizada por PwC (Wave 5, junio de 2020), un 59 % de los líderes financieros encuestados declaraba que a raíz de la pandemia demostrarían más agilidad y resiliencia.

Resumiendo: Una planificación flexible es fundamental para 2021. De esta manera, los CFO seguirán siendo capaces de responder con rapidez a posibles cambios.

Informes de gastos vs líneas de gasto: por qué es importante diferenciarlos?

2. Uso preciso de tecnologías y datos

El COVID-19 ha propiciado enormemente la digitalización. Un ejemplo claro es que en el estudio de Staufen, «Digitalización 2020», un 93 % de las empresas alega que quieren impulsar la digitalización en sus organizaciones. Las empresas han asumido que hay que tomar medidas durante la crisis y ya están planeando una mayor inversión en tecnología.

Según datos de la encuesta para líderes financieros de otoño de 2020 realizada por Deloitte, un 61 % de los responsables de finanzas quieren invertir en la optimización de procesos y de la organización, y un 47 % matiza que quiere invertir en software, datos, redes y sitios web.

Por ejemplo, el RPA (Robotic Process Automation) es una tecnología que automatiza tareas repetitivas o manuales. No obstante, según Gartner, solo un 29 % de los controladores de gasto lo usan para informes financieros. Aun así, esta empresa de investigación ve en los RPA un gran potencial y predijo que, para finales de 2019, un 88 % de los controladores los estarían usando y un 88 % para el 2020.

La automatización de tareas de los RPA lleva a un mayor rendimiento en el trabajo. Junto a la inteligencia artificial o las iniciativas de cloud core financing, las funcionalidades de los RPA se pueden ampliar incluso más para reducir en mayor medida los procesos manuales.

El cloud core financing puede procesar más datos a la vez que incorpora de manera independiente nuevos, lo que supone una oportunidad para los responsables financieros, que accederán a una visión más completa (y continuada) de las finanzas de la empresa.

El COVID-19 ha propiciado enormemente la digitalización. Las empresas han asumido que hay que tomar medidas durante la crisis y ya están planeando una mayor inversión en tecnología.

Invertir en nuevas tecnologías o herramientas para el departamento financiero sin duda sale a cuenta. Y por eso no deberían aplazarse este tipo de iniciativas, incluso si se cuenta con un presupuesto reducido. Sobre todo si se trata de tecnologías que ofrecen un valor añadido rápido o automatizan tareas. Porque lo importante ahora, en tiempos de trabajo a corto plazo, es que los empleados puedan centrarse sobre todo en las tareas más importantes.

A la hora de integrar nuevas tecnologías, es de suma importancia que se puedan incorporar sin problema a las herramientas de las que ya disponemos y que los empleados puedan trabajar con ellas sin esfuerzo. Ahora bien, únicamente si disponemos de un ecosistema funcional y empleados bien formados podremos sacar el máximo partido a estas herramientas y usar los datos de la empresa a nuestro beneficio.

En pocas palabras: La crisis ha sido un motor para la digitalización de la mayoría de empresas. Un uso preciso de herramientas y datos conduce a los CFO a tomar decisiones más fundamentadas.

3. Responsabilidad compartida ante la protección de datos

Si bien trabajar desde casa era una opción poco habitual antes de la pandemia, con muchos empleados que preferían trabajar en la oficina, la tendencia está cambiando. Las empresas han comprobado que el trabajo en equipo en un medio puramente digital es posible (y eficiente). A día de hoy, dos tercios de las empresas tienen pensado seguir trabajando en remoto cuando acabe la crisis (fuente: Deloitte).

La ciberseguridad, por tanto, requiere de nuestra atención más que nunca. El informe sobre líderes financieros de Deloitte nos muestra que casi la mitad (un 43 %) de los responsables financieros quieren ampliar sus medidas de ciberseguridad conforme más empleados trabajan desde casa.

Un estudio llevado a cabo por HelpSystems arroja luz sobre este tema, asegurando que el número de ciberataques ha incrementado conforme más personas han empezado a trabajar desde sus casas por la pandemia.

Los departamentos financieros manejan datos sensibles en su día a día. Por ese mismo motivo, la protección de datos es un tema especialmente importante en este caso.

Resumiendo: La protección de datos es una cuestión que deberían tener en cuenta los responsables financieros, especialmente en el contexto de trabajo en remoto actual.

«El COVID-19 ha propiciado enormemente la digitalización. Las empresas han asumido que hay que tomar medidas durante la crisis y ya están planeando una mayor inversión en tecnología».

 

Originally published , modified

Girl subscribing to Rydoo's newsletter - Illustration

Suscríbete a nuestra newsletter